¿Cómo aprendo a poner límites?

En primer lugar hay que recordar que lo más preciado que tenemos es nuestra vida, si no nos cuidamos y respetamos, como podemos exigir que los demás hagan lo mismo.

Una vez entendiendo que “uno” esta primero que todo, pues ahí es donde empiezas a ver y saber lo que quieres para ti y lo que no, claro también sin cruzar esa línea delgada de caer en lo egoísta.

Entender que no podemos cambiar las cosas, pero podemos comenzar por detectar las situaciones en las que no estamos poniendo límites.

Reconocer que aunque queramos a esa persona, no es egoísta ponerle límites.

Confiar en uno mismo.

Todos somos personas valiosas y nadie más que te dará ese valor.

Entender que todo se puede, decidir renunciar a algo o alguien es una forma de avanzar.

Siendo asertivo, decir lo que piensas, con educación y cuidado pero con firmeza, esto te hará sentir congruente contigo mismo, produce tranquilidad, seguridad y respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *